HIPOTENSIÓN

Se le llama HIPOTENSIÓN a la presión arterial baja, esto sucede cuando la presión arterial es mucho más baja de lo normal y puede deberse a que el corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo no reciben suficiente sangre. La presión arterial normal casi siempre está entre 90/60 mmHg y 120/80 mmHg.

Causas

Se le denomina hipotensión postural u ortostática al cambio súbito en la posición del cuerpo y que puede ocasionar un bajón repentino de sangre. En la mayoría de los casos, sucede al pasar de estar acostado a estar parado, usualmente dura solo unos pocos segundos o minutos. Si este tipo de hipotensión ocurre después de comer, se le llama hipotensión ortostática posprandial. Este tipo afecta más comúnmente a los adultos mayores, personas con presión arterial alta y/o personas con mal de Parkinson.

La hipotensión mediada neuralmente (HMN) puede ocurrir cuando una persona ha estado de pie por mucho tiempo y a través de la edad, con el tiempo, se supera este tipo de hipotensión.

La hipotensión grave puede ser causada por una pérdida súbita de sangre (shock), una infección grave, un ataque al corazón o una reacción alérgica intensa.

SÍNTOMAS

Si su presión sanguínea es normalmente baja, es poco probable que presente síntomas de modo que no debería preocuparse por ello.

Sin embargo, si su presión arterial disminuye más de lo normal para usted, puede provocar síntomas tales como:

  • Mareo y aturdimiento
  • Desvanecimiento
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de pecho
  • Pies y manos fríos
  • Palpitaciones (puede sentir cómo el corazón late con mayor energía)

Otras causas de presión arterial baja incluyen:

  • Cambios en el ritmo cardíaco (arritmias)
  • No beber suficientes líquidos (deshidratación)
  • Lesiones, quemaduras y deshidratación: todas ellas pueden disminuir el volumen de sangre en su cuerpo, provocando que baje la presión arterial.
  • Las enfermedades cardíacas, como insuficiencia cardíaca, ataque cardíaco y arritmia, pueden provocar que el corazón no bombee de manera efectiva.
  • Las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, como el síndrome Guillain-Barre, diabetes y el Parkinson, afectan la manera en que el cuerpo puede responder a un cambio de postura.
  • Edad: es más probable que tenga hipotensión a medida que envejece.

Siempre es importante tener una buena comunicación con tu médico de cabecera. En caso de detectar irregularidades, consúltalo.